El Diplomado Competencias del Coaching para ejercer el Liderazgo de la UFRO certificó a 18 nuevos profesionales.

Con una satisfacción especial por el destacado desempeño mostrado, la coordinadora académica, logoterapeuta y master coach, Gioconda Gatica, junto a todo el equipo docente y autoridades de la Universidad de La Frontera, despidieron a la generación 2016 de nuevos líderes preparados para trabajar y sacar lo mejor de los equipos humanos donde se desempeñan, a través de la entrega de la certificación correspondiente a los alumnos del diplomado Competencias del Coaching para ejercer el Liderazgo versión 2016, impartido a través de la Coordinación de Formación Continua, la que ha logrado instalar esta disciplina en construcción y desarrollar una escuela muy particular desde las aulas universitarias en La Araucanía.

El Programa tuvo una duración de 10 meses donde participaron como equipo docente destacados profesionales del área y se capacitaron profesionales procedentes de diversas disciplinas, particularmente de las ciencias sociales y administrativas. 

Es a partir de los años 70 y 80, al final de la era industrial, cuando la limitación de recursos y las nuevas características del mercado, demandan ciertas competencias adicionales de las personas al interior de la empresa. Es allí cuando emerge con fuerza el concepto y necesidad del liderazgo, y en torno a este una serie de competencias denominadas “soft”, asociadas a un conjunto de habilidades y rasgos personales que definen diversos tipos de potenciales, al servicio de objetivos concretos pero también a un mayor bienestar al interior de las empresas.

La docente Gioconda Gatica, destacó la enseñanza de este, aún, oficio en Chile, que se desarrolla en las universidades, donde "se estudia la raíz, marco teórico, se viven los procesos antes de ponerlos en práctica y lo hacen dentro de una comunidad, con respeto, con aceptación, con tolerancia y con amor;  por lo tanto perdieron la inocencia y cada cosa que se hace, de ahora en adelante, se hace con responsabilidad".

Así también, en la ceremonia se ofreció la palabra a un representante de los alumnos, el alumno Cristian Rodríguez Barrera, quien destacó la posibilidad de encontrar un excelente grupo humano que le permitió recibir no solo un conocimiento técnico, sino vivir un proceso transformacional y valórico que va más allá de las competencias para la vida laboral, alcanzando el ámbito de la realización personal de modo integral, señalando que "este diplomado no solo nos entrega competencias para el liderazgo, sino que una apertura y mirada distinta de lo que somos como seres humanos".